Cerramos 2019 con Sociología de la Discapacidad

Cerramos 2019 con diversidad, gen-ética, derechos, discapacidad y tecnología.

El último jueves sociológico de 2019 lo hemos dedicado a presentar el libro “Hoy, Mañana Ayer”, una novela breve, pero muy propicia para la reflexión y el debate ético sobre los avances tecnológicos y su impacto en la mejora de las capacidades humanas.

El autor del libro, el científico Antonio Herrera Merchán, se ha acercado hasta nuestra sede para presentar su obra ante más de 30 personas, con presencia destacada de nuestros ya amigos y amigas de la asociación síndrome de Down de Salamanca.

Aunque no es frecuente, los de Socyl ya hemos puesto otras veces nuestro foco en temas relacionados con la discapacidad, cuestión sobre la que nos interesa mucho aplicar una perspectiva social y de derechos.

Con buen criterio, Antonio Herrera ha optado por hablar poco de la trama de su libro, que es trepidante pero muy expuesta al riesgo de spoiler, o destripe como recomienda decir la RAE. En vez de eso, nos ha presentado en lenguaje sencillo los retos que la población con síndrome de Down enfrenta como consecuencia de la edición genética, y el desarrollo de fármacos y otros productos capaces de llegar tan lejos en la mejora de las capacidades humanas como para tener que preguntarnos por su valor moral.

La presentación ha dado pie a un animado debate, coordinado por el socylero Agustín Huete, sobre la dignidad de la imperfección humana, y los límites del derecho a la diferencia, o como está de moda actualmente decir, la diversidad. Intervinieron familias, profesionales, expertos, pero también estudiantes de sociología y socios de Socyl, en un largo coloquio que nos llevó a ordenar prioridades, dimensionar preguntas, y alcanzar algunas, escasas, respuestas.

Sólo nos faltó, aunque estaban presentes en la sala, que las propias personas con síndrome de Down alzaran su voz, y dieran su opinión, en primera persona. Aunque nos vamos acercando, todavía estamos lejos de encontrar la manera correcta de hacer oír su voz. Seguiremos intentándolo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *