“Comprender la Ámerica de Trump: El manifiesto redneck” en el viernes sociológico de Marzo.

En el mes de marzo viajamos a la “América Profunda” de la mano de ‘Manifiesto Redneck’ de Jim Goad, uno de los ensayos que más ha dado que hablar estos últimos meses, especialmente tras la inesperada victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos.

Escribe César Rendueles que “al terminar este ensayo tuve que comprobar en Internet que realmente había sido publicado por primera vez en 1997, como indica la página de créditos. Manifiesto Redneck da un nuevo sentido a la palabra premonitorio: diagnostica con toda exactitud lo que está pasando en Estados Unidos y aspectos fundamentales de la degradación iliberal de la democracia en otros lugares. Curiosamente (o no) es difícil imaginar un libro más alejado de los cánones académicos. Goad es una leyenda del underground norteamericano y escribe como un hooligan alcoholizado”.

Goad denuncia de manera cruda el clasismo al que se ve sometida la clase obrera blanca que además de resultar perdedora de la dinámica económica es culturalmente despreciada y ridiculizada. El agresivo estilo de Goad, un auténtico redneck, no desmerece su rigurosidad histórica y la solidez de sus argumentos.

Para charlar sobre esta obra y lo que la rodea contamos con Javier Lucini, traductor y editor de la misma. Lucini es uno de los componentes de ‘Dirty works’, una editorial centrada en la literatura del sur de los Estados Unidos y que os recomendamos encarecidamente.

Javier es además un extraordinario conocedor de la cultura sureña y de la contracultura norteamericana. Acompañado de un estupendo bourbon que distribuyó entre el público y que sirvió para ambientar el ameno coloquio, Lucini nos hizo viajar al cinturón bíblico, donde se adora a Elvis y al Bigfoot y donde hay predicadores que se dejan morder por serpientes venenosas en ceremonias cristianas.

La librería Letras Corsarias, nuestra guarida habitual, fue el escenario de la charla que atrajo a numeroso público y de la que salimos con un gran sabor de boca y no solo por el bourbon.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *